Publicado el Deja un comentario

¿Cuales son las adapataciones que debo hacer en el hogar para personas con movilidad reducida?

Miniza riesgos, maximiza calidad de vida

Cuando una persona tiene movilidad reducida, bien sea por su edad, una cirugía o por un accidente, el mundo a su alrededor cambia por completo. Aparecen obstáculos donde antes no los había y la dificultad para hacer cosas cotidianas como darse una ducha, preparar la comida o simplemente desplazarse por los espacios del hogar, se convierten en desafíos de todos los días.

La persona con movilidad reducida (PMR) a menudo, se ve en la necesidad de pedir ayuda a otros para cosas simples como desplazarse y alcanzar objetos. Sin embargo, al tratarse de algo cotidiano (de todos los días) es natural que las personas a su alrededor no siempre estén con la mejor disposición para ayudarles, generando momentos de fricción en las relaciones personales y en muchos casos, incrementando la penosa sensación de “ser una carga” para los demás.

En consecuencia, las personas en esta condición prefieren resistirse a pedir colaboración y aguantarse sus necesidades para evitar pedir ayuda, lo cual, a su vez, deteriora su calidad de vida, su estado de ánimo y autoestima.

Para evitar este lamentable escenario e incrementar el bienestar de las personas con movilidad reducida y sus cuidadores, se pueden realizar adaptaciones en el hogar que le permitan un mayor grado de autonomía e independencia como:

  • Ampliar ancho de marcos de puertas: para permitir el paso de sillas de ruedas sobre todo en el baño, la ducha, los dormitorios y la cocina.
  • Ayuda Sanitaria: Es una silla sobre ruedas resitente al agua diseñada para la ducha, se puede mojar y sus ruedas traen un freno fijo para mayor seguridad, lo que le permitirá sentarse y tomar una ducha a su gusto.silla sanitaria aluminio
  • Elevar tasa sanitaria: reduce el esfuerzo al sentarse y levantarse de la tasa. Con el apoyo de barras de sostén en las paredes, le permitirán conservar su intimidad y autonomía.
  • Barras de apoyo: se deben instalar en las zonas donde las personas requieran apoyo para levantarse, como cerca al inodoro, dentro de la ducha, a lado de la cama, el sofá y el comedor. En las escaleras es recomendable instalarlas un poco antes y después de la escalera para permitirle a la persona sujetarse con firmeza reduciendo el riesgo de caídas. También se usa la silla para ducha en la ducha para mejor comodidad.
  • Piso antideslizante: sobre todo en el baño y la ducha, aunque también se puede extender a otras zonas húmedas como patios y la cocina.
  • Silla salvaescalera: es una silla mecanizada anclada a un riel paralelo a la escalera que ayuda a las personas a subir y bajar las escaleras de forma segura, sin necesitar de otros y evitando riesgos de accidentes por caídas. Las hay tanto para escaleras internas como externas, rectas y curvas.
  • Rampla o ascensor: es la alternativa a la silla salvaescalera para personas en sillas de ruedas. Esta instalación le permitirá subir y bajar pisos sin tener que cambiarse de silla, sin sobre esfuerzos y de manera independiente.

En Adoti encuentras varias de estas soluciones para mejorar la movilidad y el bienestar de las personas con movilidad reducida en el hogar, explora los producto en nuestra página web www.adoti.com/productos o visítanos en nuestre sede Salomia en Cali para asesorarte personalmente.

Conclusiones

  • Al adaptar las características del hogar ampliamos la autonomía de la persona mayor/persona con movilidad reducida y facilitamos la labor del cuidador.
  • Miniza riesgos, maximiza calidad de vida
  • PMR: persona con movilidad reducida
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *